Encuentra el proposito correcto de tu estado financiero en tu negocio

Encuentra el proposito correcto de tu estado financiero en tu negocio

Teniendo en cuenta las características de los usuarios a quienes van dirigidos o los objetivos específicos que los originan, los estados financieros se dividen en estados de propósito general y de propósito especial.

Los estados financieros de propósito general son aquellos que se preparan al cierre de un período para ser conocidos por usuarios indeterminados, con el ánimo principal de satisfacer el interés común del público en evaluar la capacidad de un ente económico para generar flujos favorables de fondos. Se deben caracterizar por su concisión, claridad, neutralidad y fácil consulta.

Los estados financieros de propósito general se dividen en dos grupos: los estados financieros básicos y los estados financieros consolidados.

Los estados financieros básicos son: El balance general. El estado de resultados. El estado de cambios en el patrimonio. El estado de cambios en la situación financiera, y El estado de flujos de efectivo. Balance General

Es un documento contable que refleja la situación financiera de un ente económico, ya sea de una organización pública o privada, a una fecha determinada y que permite efectuar un análisis comparativo de la misma; Son elementos del Balance General:

Los Activos. Los Pasivos. El Patrimonio. Cuentas Informativas. Los Activos. Son todos los bienes o recursos (tangibles o intangibles) con que cuenta el ente económico, para desarrollar el objeto social y se pueden clasificar así

Activo Corriente o Circulante: Son aquellos recursos con que cuenta la empresa y que pueden convertirse rápidamente en dinero. Con base en su rapidez de convertibilidad se clasifican en el siguiente orden,  Disponible (Caja y Bancos),  Inversiones Temporales (Certificados de Depósito a Término), Deudores (Cuentas por Cobrar) e  Inventarios (Materias; Primas, Productos en Proceso, Productos Terminados).

Propiedad Planta y Equipos.  También conocidos como Activos Fijos es la inversión en Infraestructura. Terrenos, Oficinas, Bodegas, Equipos, Maquinarias, Herramientas y Vehículos. A excepción de los terrenos, los demás activos fijos son afectados por el concepto contable de «Depreciación».

Otros Activos: Son inversiones que usted realiza y que no corresponden a las partidas antes mencionadas o no están directamente relacionadas con su negocio, por ejemplo: Inversiones a Largo Plazo; Activos Intangibles (, marcas, patentes, etc.), Obras de Arte, Activos Diferidos (Estudios de Factibilidad, etc.

Los Pasivos. Representan las obligaciones que el ente económico tiene; con terceros, forma de compromisos monetarios y que deberá cancelar en el futuro. Financieramente los pasivos son considerados como fuentes de financiación externa, o apalancamiento financiero. Con base a su exigibilidad se puede clasificar en: a Corto Plazo (también denominado Pasivo Corriente) y Pasivo a Largo Plazo.

El Patrimonio.  Con base en la ecuación contable, se puede definir como el valor residual de los activos del ente económico, después de deducir todos sus pasivos. Utilizando la ecuación financiera, podemos decir que el patrimonio es la fuente de financiación interna de la inversión y está compuesto por los aportes de los socios, las valorizaciones de las inversiones, las reservas legales y estatutarias, y los beneficios generados.

Cuentas Informativas. Son partidas que comunican hechos o circunstancias que pueden llegar a afectar el desarrollo del ente económico, o también para efectuar actividades de control. Las podemos clasificar en:

Cuentas de orden contingentes. Las cuentas de orden contingentes reflejan hechos o circunstancias que pueden llegar a afectar la estructura financiera de un ente económico.

Cuentas de orden fiduciarias. Las cuentas de orden fiduciarias reflejan los activos, los pasivos, el patrimonio y las operaciones de otros entes que, por virtud de las normas legales o de un contrato, se encuentran bajo la administración del ente económico.

Cuentas de orden fiscales. Las cuentas de orden fiscales deben reflejar las diferencias de valor existentes entre las cifras incluidas en el balance y en el estado de resultados, y las utilizadas para la elaboración de las declaraciones tributarias, en forma tal que unas y otras puedan conciliarse.

Cuentas de orden de control. Las cuentas de orden de control son utilizadas por el ente económico para registrar operaciones realizadas con terceros que por su naturaleza no afectan la situación financiera de aquél. Se usan también para ejercer control interno.

Estado de Resultados: Es un estado financiero que muestra la diferencia entre el total de los ingresos en sus diferentes modalidades (venta de bienes o servicios) y los egresos representados por costos de ventas, gastos operacionales (Gastos Administrativos y de ventas), otros gastos (Gastos Financieros) e impuestos.

admin

Deja un comentario